Saltar al contenido

Retroalimentación

Retroalimentación

Las palabras van y vienen con el viento y muchas veces escuchamos y desconocemos de que se trata. Los profesionales manejan su propio vocablo y lo hacen llegar de forma sencilla y clara. De esta forma podemos conocer sobre preceptos que no se encajonan precisamente en un área con fronteras. En este caso hablamos de que significa retroalimentación desde la Psicología.

La Psicología es una ciencia que estudia conductas, pensamientos, emociones y todo aquello que integran estos fenómenos. No es una palabra nueva y muchos la utilizan desde el sentido común, obviando su aspecto serio y científico. La terapia es una de las ramas de esta ciencia y dentro encontramos el concepto retroalimentación.

¿Qué significa?

La retroalimentación o feedback es una opinión que busca ser lo más objetivo de una persona o evento. También se puede dar sobre un grupo de personas cuando la ocasión lo amerite. Deja descubierto las habilidades o debilidades, lo positivo o negativo. Esto se realiza para alimentar nuevamente esa experiencia y mejorarla para más provecho.

En relaciones terapéuticas, es una acotación que busca el camino constructivo. Se busca la eficacia conductual en lo social y transformar conductas disruptivas en positivas.

A diferencia de la crítica este elemento no busca discutir mi realizar anotaciones agresivas. La retroalimentación va directa a la conducta, no a las personas y esto resalta la objetividad contra el sesgo subjetivo.

¿Cómo dar una retroalimentación?

Primero que nada, debe exponerse u observarse la exposición, esta puede ser conductas presentes, pasadas o futuras. Verbalizaciones o cualquier tipo de actos que merezcan reconstrucción.

Consecuente se proponen acciones para mejorar o se problematizan para asesorar a la persona. Las personas eligen el camino que tomar, el psicólogo no aconseja, solo apunta acciones a mejorar. Tras la retroalimentación se busca el cambio.

La retroalimentación espontánea también puede aplicarse si no eres Psicólogo, incluso. Serían palabras que refuercen las acciones en el acto. También pueden realizarse al terminar alguna actividad, pero mucha información puede perderse.

Aportes de retroalimentación

Mejorar la conducta es la principal meta. Algunos autores pueden dar referencia a reforzamientos positivos para incrementar la conducta. Cuando estos mecanismos no se hallen en consonancia se buscará desde la palabra mejorar. Sin embargo, esto se aplica siempre y cuando una persona busque mejorar su comportamiento.

De esta forma podemos tener una comunicación efectiva con las personas de nuestro alrededor. Generando retroalimentación y siendo participes de nuestra propia retroalimentación.