Saltar al contenido
Mandala

En la actualidad, es bastante común que un gran porcentaje de la población haya visto, ya sea en una imagen o un tatuaje, un “mandala”. Pero, ¿qué significa mandala?, pues en la religión tibetana e india, son símbolos de un arte con carácter sacro, del cual poca gente conoce o tiene idea. Son tan arraigados en la parte social que inclusive, son unos de los símbolos mas utilizados al momento de tatuarse. Aquí conocerás un poco mas a fondo de esta peculiar simbología.

¿Dónde se origina el mandala?

El mandala tiene su origen en la India, y su nombre tiene el significado de “rueda”. Trata de círculos con diferentes esquemas o diagramas en colores variopintos (en algunos casos incluso cuadrados). Para los budistas, esto esta muy compenetrado con la meditación, la relajación y la paz interior. En otras teologías, su significado va más allá, incluso agregándole el de “Unión”

Es una actividad llamativa por el hecho de calmar ansias, desarrollar la paciencia y la apreciación artística a nivel intuitivo. Incluso ayuda a la autoexpresión, en torno a los colores con los que decidas rellenar el diagrama ¿sabias que los expertos recomiendan siempre empezar uno desde cero en un lienzo blanco?

¿Es un recurso terapéutico?

Aunque no lo parezca, algunos psicólogos utilizan el mandala para intentar sacar el subconsciente de un individuo. Ver como se expresa el mismo a través de su ser, los colores, y los trazos que utiliza. Pues estos desarrollan aquellos aspectos emocionales que se encontraban en la mayoría de los casos reprimidos o inclusive, ausentes.

Estos pasos son graduales para tener en cuenta como reaccionara la persona, comúnmente parte de la creación del mandala. Después de unas directrices o instrucciones previas, se deja que pueda desenvolverse a plenitud en la creación del mismo.

Mandala

Sigue el coloreado, la utilización de ciertos colores, trazos o inclusive la manera en que se dibuja. Todo esto puede denotar bastante a la persona que lo realiza, partiendo desde emociones básicas. Es decir, va desde la tristeza o la alegría, hasta emociones complejas como la justicia, la autocompasión y la depresión.

¿El mandala es un arte?

Por último, el mandala es visualizado y estudiado por la persona para ver que le expresa ese arte. Una especie de “Test de Rorschach” pero a color. La idea no es ver que representa cada cuadro que se le pone en frente al individuo. Si no en cambio, que siente al ver cada uno.

El mandala es una actividad muy preciosa y tranquilizante que tiene una historia rica en cultura y lugares que van por muchas partes del mundo. ¡Intenta realizar el tuyo propio y expresarte como quieras!